Seleccionar página

El C.A.R. Marisqueiro (en adelante Carma) está ahora mismo en estado de buena esperanza, contando las horas y los minutos para que l@s últim@s indecis@s realicen sus votaciones para elegir quienes ocuparán la Junta Directiva.

Han sido meses de charlas animadas, tensas, amistosas, desenfadadas (o no) en las que se ha percibido el interés en llevar esta locura adelante. Ha habido bajones, cabreos, pataletas, rabietas e ilusión (hondonadas de ilusión), pero también golpes del destino que hemos sabido capear con optimismo.

La criatura aún no ha salido del vientre materno, pero ya da zancaditas. Esperemos que cuando vea la luz definitivamente, y sea lo que sea (niño o niña), esté fuerte, sano y con todos sus miembros enteritos.