Seleccionar página

Para el otoño le teníamos ganas al maratón de Donosti pero lo descartamos porque hacer 1500 Km saliendo el viernes a la tarde y teniendo que estar de vuelta el domingo de noche no era un fin de semana relajado. Tal vez si el único que viajara fuera yo pues no me importara pero al querer ir con la familia hay que reconocer que era un plan demasiado estresante. Buscando una opción más “cómoda”  nos decidimos por Lisboa, ya que desde Vigo había un vuelo directo corto y a un precio asequible. Una atractiva solución que llevó a que se apuntaran 6 nécoras y una eterna seminécora. Lástima que 3 de ellos no consiguieron estar al final de la travesía y tuvieron que renunciar, bien por cuestiones personales, bien por lesiones.

Salí como CARMA avanzadilla en la tarde-noche del viernes. Del aeropuerto al hotel donde comprobamos que fue un acierto la elección como lugar de “CARMA concentración” gracias a su accesibilidad (a 1’ de la boca del metro). Después comprobaríamos que era un lugar tranquilo y cómodo. En fin, una buena relación calidad-precio. Solo tuvimos que solucionar un problema: el desayuno del domingo, ya que el bar no abría temprano. Finalmente conseguiremos que nos tengan en recepción unos pack y que el recepcionista nos haga unos cafés.

Dada la hora en que llegamos ya solo pudimos dar un pequeño paseo por los aledaños y buscar un lugar para cenar. Cerca había pocos locales, quedándonos claro que para la opción comidas y cenas habría que buscar otra zona.

Cumplí con una de mis máximas premaratonianas siempre que las circunstancias lo permiten: dormir bastante dos noches antes de la prueba.

La mañana del sábado nos vamos a la Feria del Corredor en la zona de la Expo. Allí quedamos con Fran y Fon. Tras coger los dorsales dimos un pequeño paseo por la ribera del río haciendo tiempo antes de la comida. Elegimos un italiano, por supuesto, y todo muy rico.

Feria el corredor
Cumpliendo con el ritual
La tarde mis chicas la aprovechan para hacer turismo. Yo me quedo en la habitación a descansar y también preparo todo lo necesario para la carrera con la preceptiva foto. No me gusta la improvisación. Fon y Fran deciden darse un paseo pero yo prefiero el modo ahorro total.
En el metro camino de Cascais
De noche volvimos al centro comercial Vasco de Gama para cenar. Allí quedamos con Maikel, la última incorporación de esta CARMA aventura. Elegimos otro italiano y también quedamos satisfechos. Luego retirada al hotel que hay que descansar.
Tocó madrugón ya que hasta la línea de salida teníamos 10’ de desplazamiento en metro + 40’ de tren. A las 5:30 en pie y a desayunar en la recepción. Luego tardamos en salir porque el amigo Maikel se lo tomó con calma. Total que cogimos el tren que salía a las 7:30 y que nos dejaba en la estación de Cascais a solo 20’ de darse la salida.

A mi, que me gusta llegar con tiempo, esto ya me inquietó un poco. Además durante el viaje en tren Fon no paraba de encontrar inconvenientes, que si iba  a hacer mucha calor, que si adoquín… Intenté abstraerme como buenamente pude para no caer en la ansiedad.

Fue llegar a la estación y todo el mundo a trotar hasta la zona de salida. Calculo que sería poco más de un Km. Me preocupaba que fuera un desbarajuste el guardarropa pero no hubo ninguna cola y a las 8:25 estábamos en el cajón. Maikel y yo, como tantos días de entreno, hombro con hombro en busca de un sueño. Unas filas más atrás Fran y Fon. El objetivo rodar a 4’10’’/Km, lo que supondría un tiempo en torno a 2h 55’ – 2h 56’.

No fuimos los únicos que llegamos justos a la salida porque retrasaron 5’ el pistoletazo de salida (tenían varios trenes antes de la 7:00 pero después de esa hora solo había el de la 7:30. Deberían tener uno a las 7:10/7:15 porque el metro no abre hasta las 6:30 por lo que mucha gente perdió, como nosotros, el de las 7:00).

 Leyera que el maratón de Lisboa era llano. De salida una cuesta por lo que sale el primer Km en 4’24’’.

Sincronización con el crono en el primer Km

En el siguiente Km se baja (4’03’’). Por entonces nos pasara el globo de las 3 horas como un bólido. Nosotros a lo nuestro. Le digo a Maikel “ese no es el ritmo”. Y viene otra cuesta y su bajada y otra cuesta y su bajada… ¡Menos mal que era llano! Hasta el Km 15 un continuo tobogán en el que rodamos entre 4’10´´ – 4’20’’/Km. Pasamos el Km 5 en 21’04’’ (4’13’’/Km). El segundo parcial de 5 Km en 20’56’’ (4’11’’/Km). Compartimos esta fase de carrera con un húngaro y un italiano. El globo de las 3 horas ya ni lo vemos (debe estar rodando a 4’05’’!!!!). Poco antes del Km 10 me tomo un gel.
Durante el primer tercio de carrera esos corredores, húngaro e italiano, fueron nuestros “socios”
Mis sensaciones no son todo lo óptimas que deberían para estar a principio de carrera y eso que tengo el lujo de que Maikel lleva permanentemente una botella de agua en la mano. Ese aspecto lo estamos cuidando: beber y refrescarse porque, sin ser un calor insoportable, hace calor e irá a más. Aún así mantengo el tipo haciendo un tercer 5000 en 20’58’’ (4’12’’/Km). Cuarto parcial en 21’09’’ (4’14’’/Km). Soy consciente de que me están saliendo un poco más lentos los Km y le digo a Maikel que si se encuentra bien que tire. Él, creo que en una decisión acertada, mantiene la calma, ya que tampoco vamos tan mal de crono. No en vano pasamos la media maratón en 1h 28’28’’ (4’12’’/Km).
El siguiente parcial lo hacemos en 21’09’’ (4’14’’/Km). Aunque el ritmo lo voy sosteniendo las sensaciones han empeorado. Me cuesta seguir al mini grupeto en el que vamos y Maikel me va haciendo la goma.
El Km 28 sale en 4’19’’ e insisto a Maikel que se vaya y esta vez me hace caso. Kms 29 y 30 a 4’20’’y 4’19’’. Paradójicamente, mis sensaciones han mejorado, primero porque el globo de las 3 horas debió darse cuenta que iba muy lanzado y ha aminorado, con lo que lo tengo a la vista y le voy recortando, y segundo, porque estamos a las puertas de Lisboa.
Y llega el segmento entre los Kms 31 – 35 (21’05’’) que será en el que mejores sensaciones tenga en la carrera gracias a que paulatinamente veo que cojo al globo de las 3 horas y a que sé que en la zona de la plaza del Comercio están Ana y Tania. El subidón en el Km 33 a ¡3’59’’/Km!  Y es que paso al globo justo cuando me anima mi mujer y a los 100 metros está Tania sacándome una foto en la que parece que me voy a comer el mundo encabezando el grupo del globo y dejándolo atrás.
Km 33. Rebasando al globo de las 3 horas
Los excesos se pagan y en el Km 34 volvemos al trazado desangelado (una constante en la práctica totalidad del recorrido la falta de animación) y se levanta un ligero viento en contra. Me empiezan a pasar las primeras africanas de la carrera élite de media maratón a un ritmo que me parece endiablado. El agotamiento, la mente… Justo en el cartel del 35 me paro en seco. Mi “salvación” es que a los 5’’ me pasa el grupo de las 3 horas y el globo me dice algo. No sé lo qué pero me dije “tiene razón, a intentar correr por debajo de 5’00’’Km”. No me engancho pero consigo en los dos siguientes parciales hacerlos en 4’46’’ y 4’47’’. ¡Ya estamos en el 37!, me autoanimo. Voy mal pero casi no me pasan corredores. Hasta consigo apurar un pelín en los dos siguientes parciales: 4’39’’ y 4’39’’.  Cerca de la Expo va un francés andando y le grito allez, allez!!! ¡Esto está hecho, solo 3 Km! Salgo de una glorieta y giro a la izquierda y… una cuesta de 200 m ¡No puede ser! Pues a por ella!!! Con todo sale el Km en un honroso 4’40’’. Hasta el final hay algo más de público aunque no muy predispuesto a aplaudir. En un ataque de rabia les levanto las manos. Los corredores necesitamos su energía!!! Y de repente se oyen las palmas. Km 41 en 4’34’’. Ya voy jadeando pero hay que darlo todo, en breve ya descansaré!!! Hasta meta 5’11’’ en ese Km y 195 m. Ritmo 4’20’’!!!!

Tan pronto paso la meta allí está mi compañero Maikel para darme un abrazo. Yo contentísimo con mi 3h 01’23’’ y él con un cabreo del demonio por sus 3h 00’01’’. Comprensible pese al carrerón que ha realizado en su primera maratón pero a las puertas de una cifra mágica. Es solo cuestión de tiempo si hace las cosas bien porque tiene mucho potencial.
Por lo que a mi respecta no pudo ser el sub 3 pero muy contento de no rendirme y a mis 49 tacos puesto 96 de la general y 15 de mi categoría. Y lo más importante disfrutando de algo que me hace feliz. Fon hizo una gran carrera yendo de menos a más y Fran se tuvo que retirar lesionado.
Brindis postmaratón
La dedicatoria, además de para mis chicas, esta vez para Juan Piñeiro y Bruno Muiños, bajas por lesión, y que os echamos de menos.