Seleccionar página
Este domingo, finalmente, no fuimos ni tres (que son multitud), ni cuatro… fuimos cinco los que hicimos un CARMA dominical de lo más animado. Miembros del equipo fuimos: Beauvais, Banderas, Canido y Agüita (que prefirió correr acompañado antes que hacerlo en solitario por la carretera del aeropuerto).

De fuera (pero como si fuera de la casa) apareció Khene como quien non quiere la cosa. Como falló la Interruning de Porriño y, ya que estaba por Vigo, aprovechó para hacer unha “corrida” de calidad en buena compañía.

Hoy configurábamos un conjunto bien diverso: dos corredores que en siete días estarán haciendo los 42 y pico de Barcelona, otros dos que en ocho semanas estarán haciendo los 42 y pico de Madrid y uno que hizo hace dos semanas los 42 y pico de Sevilla… todos maratonianos pero en distintas fases de preparación.


Como consecuencia de la extraña estructura del grupo optamos por hacer un largo dominical más corto de lo habitual últimamente… y sólo hicimos 16 kms. y algo a un ritmo, eso sí, bastante decente… a algunos (los que hicimos un ritmo intermedio) nos salió una media de 5′ 04” /km., pero estoy convencido de que Agüita bajó de los 4′ 50″ con facilidad, y eso que durante buena parte del recorrido mantuvimos una animada conversación que osciló entre lo exagerado de anular todo tipo de competiciones deportivas hasta las frases de la semana y otras novedades atléticas que nos esperan más adelante.


El ya famoso ciclón Xinthya (bueno, ahora le llaman ciclogénesis explosiva cuando a muchos nos pareció un “temporal de los de toda la vida“) tuvo piedad de nosotros (como que había pasado ayer por la tarde por Vigo sin dejar demasiadas consecuencias) y apenas se dejó notar… de hecho apenas cayeron cuatro gotas mal contadas sobre nuestras cabezas en la zona de Saiáns… y ya cuando estábamos de regreso.

Bueno, a Agüita debió cogerle el frío (9-10º fue la temperatura ambiente durante todo el rato) porque tuvo que parar un par de veces por motivos higiénico-sanitarios. Si es cierto que la temperatura resultó fresca, no menos cierto fue que el viento nos acompañó racheado de componente variada, ya que nos dió de cara y de lado en diveros momentos y trayectorias (yendo hacia el sur, volviendo hacia el norte… girando hacia el este, ya Samil… en fin, cosas de andar el tiempo revuelto).

Sólo me resta felicitar a los compañeros que irán a Barcelona y desearles muchísima suerte, porque preparados van a base de bien… hoy demostraron que están fuertes y sólidos… ¡¡a ver seilo demuestran y nos traen unos marcones personales de impresión!!… y no es por meter presión ¡eh!