Seleccionar página


Este maratón comenzó en noviembre de 2012 tras acabar el maratón de Valencia y es que no sé que me pasa que termino un reto maratoniano y tengo que tener otro en mente jajaja. De igual manera ocurre ahora que ya sé que me espera el Bilbao Night Maratón el próximo 19 de octubre de 2013. Qué le vamos a hacer, cada uno es feliz a su manera jejeje. … y que no cambie mientras exista la ilusión y el placer por correr.
En la  preparación no hubo contratiempos en forma de lesiones y todo salió a pedir de boca ya que mejoré marcas en 10 Km y media maratón.                                                                                                         Parte del buen estado de forma fue gracias a la compañía en los largos de los compañeros Bruno Muiños (Govi) y Marcos Méndez (marcosmonki), compañeros con los que compartí el objetivo de bajar de 3 horas. La verdad es que llegamos esperanzados con bajar de esa barrera. En mi caso iba con cautela pero con confianza. Prueba de ello es que no estaba nervioso en la semana del maratón y mismo el día anterior y las horas previas estaba inusualmente tranquilo.
Uno de los últimos CARMA dominicales

Pero volvamos al inicio del fin de semana. Salí con la familia a media mañana del sábado en dirección a la ciudad herculina. Comimos con los compañeros de largos antes mencionados y sus familias. También coincidimos con el compañero de equipo David Boleas (Papabaloo) en el restaurante (lástima de no darnos un telefonazo previamente para compartir mantel). 

Tras dejar las cosas en el hotel aprovechamos la tarde para dar un paseo con unos amigos de A Coruña y nos tomamos una cerveza en la plaza de María Pita, el lugar soñado para el día siguiente.

En María Pita la tarde anterior

 

 
 La cena, tipo bouffet, la hicimos en el hotel. De nuevo con mis compañeros y sus familiares y con un gran número de maratonianos. Todos llenando las reservas de cara al día siguiente. También estuvimos elucubrando de qué sección del Barcelona eran los comensales que teníamos al lado y que iban uniformados con el escudo de Barça.
CARMA cena
Luego a la cama.
Dormí a ratos pero bien ya que me daba media vuelta y conseguía volver a conciliar el sueño. Como no me gusta andar con prisas me levanté a las 5:50 y fui de los primeros en estar desayunando. Compartí mesa con Miguel Marzoa (moussambani) y mis compis Marcos y Bruno. Luego aún tuve 45’ para prepararme en la habitación. Todo fue sobre lo previsto. Conseguí “descargar en condiciones” y a las 7:45 bajé al hall del hotel para partir con los compañeros hacia la salida.

La temperatura agradable y nuestro mayor temor, el viento, no daba señales de vida. El calentamiento lo hicimos a ritmo suave y saludando a un gran número de compañeros. Este es el aspecto que más me ha gustado del maratón Coruña 42 ya que se puede decir que fue un maratón familiar en el sentido que gran número de corredores eramos conocidos. Cuando se iba acercando la hora procedimos a entrar en nuestro cajón Bruno, Marcos y yo. Miguel Marzoa está en el cajón precedente. 
Se acaba de dar la salida
A medida que se iba acercando la hora me da la impresión que hay un número significativo de corredores por delante nuestra que son más lentos. Dicho de otra forma, que estamos en un lugar atrasado. Dudo si comentarle a los compañeros de cruzar la cinta hacia el siguiente cajón pero al final opto por seguir en el lugar que por mi dorsal me corresponde.
Antes de salir tuvimos el sobresalto que te produce ver como un atleta portugués entra en el cajón saltando una valla con la desgracia que le cede y se pegó un costalazo de muy señor mío.

Se guarda un minuto de silencio por las víctimas del maratón de Boston en el que también me acuerdo de compañeros lesionados como Luis Alfonso Novo Veiga o de otros que están pasando por momentos difíciles como Xose Manuel Carrera. Me digo “Va por todos ellos”.

Comenzamos con prudencia para evitar zancadillas o pisotones. Sale un primer Km muy lento ya que a lo estrecho del trazado inicial se suma el tema anteriormente comentado de parte de los corredores que van a un ritmo más lento del 4’10’’/Km que nos hemos marcado por objetivo. A esa velocidad está garantizado bajar de 3 horas. Con ese propósito llevo el Garmin en una configuración en la que uno de los datos es el ritmo medio de carrera. Las matemáticas dicen que un ritmo de 4’15’’/Km permite conseguir bajar de 3 horas pero tengo que tener en cuenta que el GPS me va a marcar más metros por cada Km (al final me salieron 43,16 Km). 

Como dije el primer Km vamos frenados por la estrechez de los primeros metros que nos impide sobrepasar a atletas más lentos (4’35’’/Km).El  Globo de las 3 horas se encuentra a unos 100 metros pero no nos preocupa. Queda mucho camino por recorrer. El segundo Km sigue siendo más lento que el objetivo (4’16’’/Km) pero en los siguiente ya marcamos parciales que llevan a que mi Garmin se estabilice en un ritmo promedio de 4’10’’/Km solo ligeramente alterado dependiendo si prima la bajada o la subida en cada Km. Las dos primeras vueltas las hacemos juntos “el trió del CARMA” aunque en algunas ocasiones los compañeros me sacan unos metros. No porque tenga dificultades para seguirlos sino porque yo me marco una velocidad de crucero y no la cambio. 
Refrigerando el cuerpo
Tenemos al grupo de las 3 horas a la vista. La primera vuelta la paso en 59:28 y muy cómodo. Todo marcha según lo previsto y cada 8 Km aproximadamente estoy alternando una pastilla de glucosa y un gel. Además el tiempo acompaña ya que no hay casi viento y la temperatura aunque subió aún es agradable. Durante la segunda vuelta recortamos la distancia al grupo de las 3 horas y al llegar al avituallamiento del Km 25 cogemos su cola. Este, analizado a posteriori, es el momento clave. Mis compañeros se unen al grupo y yo, confiado en engancharme un poco más tarde, me relajo un poco mientras tomo un gel ya que no quiero ir con un pelotón tan numeroso. El paso por meta aún es prometedor ya que vuelvo a realizarlo en menos de una hora (59:24) pero aún quedan 14 Km, todo un mundo cuando se trata de completar 42 Km.
                                                                                   
Todo va genial. Buenas sensaciones y mucho apoyo de compañeros, unos que corren y otros que apoyan desde las aceras. Así como sus familiares. Pero en la tercera vuelta se junta la aparición del viento con el desgaste lógico de los Km. Así desde el Km 34 el ritmo ya sobrepasa el ritmo objetivo, no en demasía, pero en esos 8 km se fue, por poco, pero se fue el sub 3. Salió esta última vuelta en 1 hora 01’04’’.                                                                                 
                                                                

   
La última vuelta se hizo dura con el viento
El lado positivo es que llegué bastante entero muscularmente. Al llegar a María Pita me obceco en que el crono sobrepasa los 180’ y no disfruto la entrada en meta como se merece rebajar el crono en más de 2′.   
         
Se acabó!!!!!                                                                 La medalla es de toda la familia                                                                                                                   

Grandes mis compañeros de entrenos que han logrado bajar de la barrera de las 3 horas. Después de recoger la medalla toca el abrazo con la familia. Ya en el hotel unas últimas fotos con los compañeros. Otro peldaño subido hacia las 2 horas 59’59’’. Próxima estación Bilbao. 
MARATONIAN@S