Seleccionar página

Por Iván

Todo comienza el viernes cogiendo a los niños en el cole, esperando por Ani aparcado fuera porque tenía tutoría con la profe de Manu. Vamos a casa dejamos las mochilas y cogemos las de rugby, nos vamos para Samil recojo el dorsal y tiro dirección Cascais en Portugal, 450 km en coche.

Llegamos a la noche, cenar y dormir porque el día siguiente nos levantamos a las 7. Nico tiene el torneo del Direito y yo como entrenador del Sub-10 del Vigo rugby me toca estar allí. Jugamos los 4 partidos, ducho a Nico y nos volvemos a las 15:30 toda la familia de vuelta. Menos mal que Ani iba animando en el coche porque se hizo la vuelta larga, pasamos a por unas pizzas y cenamos . Niños para la cama y a dormir.

Hoy 5:50 en pie y tiramos para estar en Samil a las 6:40 esto del rugby siempre me hizo saber que los días importante hay que activarse. Foto de rigor con mis compañeros nécoras del Car Marisqueiro. Salgo con Dam B. Power que hoy iba de liebre de 4:00 , objetivo seguir hasta que mis piernas aguantasen.

Los primeros km por salir salieron un poco más lentos porque era incapaz de coger un ritmo la gente no se había posicionado, a partir del km 5 ya cogemos marcha buena; era muy difícil coger un ritmo igual porque el circuito es muy sube y baja para ser asfalto. En el km 7 antes de subida a Canido tengo que pararme por problemas técnicos. Ya a mitad de Mide vuelvo a unirme con el grupo de 4:00. Seguimos dirección Panjon donde daríamos la vuelta para volver a Samil.

Pasan los km y en el 16 vuelvo a tener el mismo problema técnico vuelvo a parar y los cojo enseguida porque era terreno favorable. A partir de ahí regulando de cara a los segundos 21 km, una vuelta al circuito de la media maratón de la vigbay .

Llegando a Samil y conocedor de Damián le dejo ir , con la emoción de ver gente subió el ritmo bastante y la mitad del grupo se fue con él y la otra mitad conmigo (estos ya avisado) llegando a Canido nos reagrupamos otra vez y a partir de ahí ya sería la carrera quien nos pusiese a todos en nuestro lugar.

Nos quedamos juntos yo, Damián y otro chico que era el único que aguantaba, se nos juntó un señor que venía tocado antes de bajar a playa América. Allí empezaba la carrera, ya con tirones seguía al mismo ritmo y nos adentramos en Monte Lourido, zona dura pero que me encanta, toboganes sobre adoquines que en un km 37 pesan.

Sigo pasando a gente que va andando y nos encontramos al conocido grupo de gaiteros de la salida de monte lourido antes de la última subida de la carrera. Allí pensé pararme, tenía las piernas muy contracturadas, pero en el km 38 estaba un espectador que no quería ser espectador, una persona que ya hubiese llegado a meta y posiblemente de la poca gente que conozco por la que no podía parar, ni allí ni en toda la carrera, el gran Marcos Cidras del Coutadas Trail Team. Le debía el respeto de llegar sin pararme, lo mío sólo era dolor y allí me acordé de esa gente que no puede hacer lo que más le gusta y en especial de una persona que perdimos este año Luis el chileno, no podía parar solo por cansancio.

A falta de 2 km le digo a Damián que va a llegar antes a este ritmo y vemos a un chico del grupo inicial y le digo quédate con él, yo me voy para delante. Sé que puedo hacer un km fuerte y entrar con tranquilidad por debajo del cronometro con menos de 4 horas y poder disfrutarlo. Ya en línea de recta saludando a compis y amigos (en especial a Pedro!! Que se fue con Diana a verme llegar y luego llevarme de vuelta) y disfrutando como un enano, sin objetivo claro y bajé mi marca más de 11 minutos.

Chileno amigo estés donde estés esta es todo tuya y de esa gente que por desgracia no puede hacer su pasión, sea correr , nadar, el rugby,… Lo que sea.

Mañana??? Ya sabéis lo que toca. Gracias a El Trigal Panadería Pastelería por el apoyo!!!