Seleccionar página


Antes de la carrera
El 17 de noviembre de 2015 realicé la inscripción para el maratón de Ferrara. Un maratón modesto pero que me permitía combinar correr mi 17º maratón y luego vacaciones con la familia. Mucho mejor que ir de vacaciones y hacia el final correr el maratón.
A priori un maratón difícil ya que, aunque es muy plano, aúna media y maratón lo que provoca un esfuerzo de mentalización para no dejarte llevar por atletas que corren la media por debajo de tu ritmo objetivo.

Salimos de Vigo el viernes de tarde y el viaje fue perfecto. No hubo retrasos y conseguimos llegar a Ferrara con el Hotel aún abierto. No dormimos lo que desearíamos.
El maldito generador
Primero porque había bastante griterío de gente en la calle hasta la 1:30 y segundo porque hay un bar al lado que tiene un pedazo generador que empezó a funcionar a eso de las 6 de la mañana con un ruido de mil demonios. Además, hubo que levantarse a las 8:30 si no queríamos quedarnos sin el desayuno.

 

Lo primero que hicimos el sábado fue acercarnos a la Feria del Corredor donde conocí a Javi Sanz, uno de los españoles con más maratones en España (ya está a las puertas de ser centenario).
Expo Ferrara Marathon
Con Javi Sanz

Aproveché para pillar la bebida isotónica de la carrera y familiarizarme a lo largo del día con su sabor, por cierto, muy rica (luego en el maratón solo la bebí en el Km 40 ya que antes solo tomé agua). Luego un paseo por la zona histórica y una cerveza en una terraza. Vuelta al hotel a dejar unas cositas que pillamos en el super y nuevo paseo para comer unas pizzas.

De tarde ya me quedé en la habitación a descansar mientras mis chicas fueron a hacer más turismo. De cena unos spaghettis a la carbonara.
Sonó el despertador a las 6:45 y antes de bajar a desayunar me tomé medio plátano. De desayuno 6 tostadas con mermelada y un buen café. Luego a preparar todo en la habitación y 30’ de relajación en la cama. Antes de marchar aún tomé un orejón y 3 pasas dulces. 

Esta vez no me pasó lo de Chicago. Llegué con tiempo a la zona de salida. Dejo las cosas en el guardarropa y a calentar. Tampoco calenté mucho (hay que ahorrar energías). Fueron 1,4 Km. La temperatura era fresca, pero agradable, por lo que me acerqué al guardarropa de nuevo a dejar guantes y la chaqueta que iba a tirar.
Había WC portátiles pero como había cola y el hotel estaba a 300 metros a mitad del calentamiento fui a hacer una parada técnica.
No estaba nervioso, solo la típica tensión precarrera. Creo que ya no volveré a estar “como un flan” antes de un maratón ya que el maratón soñado ya lo hice en Coruña en el 2015. Ahora solo se trata de “disfrutar” y si cae MMP genial.

La carrera
Voy a la salida y me sitúo en una discreta 6ª fila (tampoco quiero salir a fuego con los de la media). El maratón salió puntual. La táctica la tenía muy clara: 4’10’’/Km y si el cuerpo aguanta pues haría marca. A los parciales que os pondré a partir de ahora hay que sumarles sobre 3’’ que es el margen de error aproximado del GPS.
El primer Km sale en 4’07’’ y con unos primeros 300 metros muy tensos porque se situaran bastantes corredores lentos delante (parece que este es un problema universal). Durante el 2º Km veo los dos globos de las 3 horas y acelero para ponerme a rebufo (4’02’’). La verdad es que me parece que van demasiado rápido y antes de terminar el tercer Km los dejo ir. Yo a mi ritmo (4’08’’).
Ya desde el Km 3 – 4 vamos por las afueras de la ciudad. En el avituallamiento del Km 5 bebo un poco de agua. Los globos van a unos 50 m. En los siguientes Km ruedo sobre 4’10’’ y en el 9 estoy otra vez tras el grupo de 3 horas y me toca en el Km 10 tomar el primer gel. Es vital que salga bien el avituallamiento para saciar la boca de la pastosidad y lo dulce del gel. Así que decido adelantar a los globos y evitar posibles sobresaltos.
Tiempo oficial de paso por la alfombrilla del Km 10 en 41’35’’ (4’09’’). De momento todo marcha pero falta un mundo. Me digo a mi mismo que solo va el 25% de la prueba.
Voy muy cómodo. Me pasan corredores (menos de los que pensaba de la media maratón). En el Km 12 conecto con un pequeño grupo en el que va la sueca Karima Makrof.
Karima Makrof (dorsal F29: 3:00:45) y Marco Mazzanti (dorsal 752: 3:07:04). Al fondo el grupo de los globos de  3 horas
A esta altura de la carrera ya me bajé los manguitos y me pregunto, con el tiempo que queda por correr, si el calor no llegará a ser un problema.
En el avituallamiento del Km 15 me quedo sin agua. Los avituallamientos son de corta longitud (imagino que los corredores de mitad de carrera para atrás deben tener bastantes dificultades para coger un agua sin dejar de correr) y un mal entendido con una chica, que si te la doy, que si no te la doy y no me la da. Afortunadamente otro corredor me pasa la mitad de una botella.

Massimiliano Duca (dorsal 552: 3:04:52)
 
A partir de este avituallamiento en todos hago lo mismo: bebo un poco, mojo las axilas y la nuca y beber otro poco. El tema de axilas y nuca también lo repito en los puestos de esponja que hay a mitad de camino entre cada avituallamiento.

Llegado el Km 17 los corredores de la media giran a la izquierda y los del maratón seguimos recto. Karima Makrof empieza a retrasarse unos metros y quedo solo con otro corredor. Yo sigo con mi ritmo sobre 4’10’’. Tampoco me inmuto cuando éste acelera en el Km 19 para coger al siguiente grupo, un terceto, que nos lleva unos 50 metros. 
Antes del avituallamiento del Km 20 tomo el segundo gel.
Paso la media maratón con un tiempo oficial de 1 h 28’01’’ (4’10’’/Km) y en ese ritmo sigo hasta el Km 25. En los últimos Km el asfalto está bastante deteriorado, muy irregular. Intento tener cuidado no vaya a ser que tenga una torcedura.
Luca Carbonelli (dorsal 150: 2:58:22) y Fabrizio Perotto (dorsal 234: 3:10:26)
En el Km 27 hay la única que podemos definir cono cuesta. Se trata de unos 30 metros con un desnivel medio. El trío que tenía delante se ha disgregado. Uno paró a mear, otro lo sobrepaso (Fabrizio Perotto, aquel que me dejara en el Km 19) y formo un dueto con el italiano Luca Carbonelli.
Después de la cuesta se entra en una zona que va por una senda asfaltada paralela al río Po. Se hace un poco dura y menos mal que la niebla que genera el río nos protege del sol. En los Km 27 y 28 mi ritmo se ha ralentizado un poco (4’17 – 4’16’’) pero aún voy con buenas sensaciones y hago los dos siguientes Km en 4’12’’. Ya estamos en el Km 30 (poco antes tomo el tercer gel). En este avituallamiento amablemente Luca ha cogido plátano para los dos y le acepto un trozo.
Sobre el Km 34. Al fondo Bruno Pileggi 3:12:03

A partir de ahí ya empiezo a notar que ya no voy igual: 4’21’’ – 4’13’’ y 4’15’’. Llegado el Km 35 Luca me empieza a sacar unos metros y me hace gestos de que me enganche pero parece que se ha acabado la gasolina.
Toca sufrir unos cuantos Km. Me pongo como estímulo el objetivo de bajar de las 3 horas. Al principio el reto es no superar los 4’30’’/Km. Me acuerdo de mis padres, especialmente del sufrimiento que tuvo que padecer mi madre. En el pie derecho me molesta ls zona superior izquierda del empeine, cerca del tobillo. Imagino que debo llevar una rozadura pero eso no es lo que me preocupa. Los Km 35 al 37 salen en 4’31’’ – 4’32’’ y 4’30’’.
Detrás Marco Leva (dorsal 219: 3:00:53)

 

Tras pasar un mini subterráneo entramos en el Parque Urbano. Son sobre 3 Km de lucha en solitario. Los corredores que me pasan no consigo seguirlos. Me “consuelo” sobrepasando a otros dos. El objetivo ya es no superar los 5’00’’/Km.

El parque se hace tortuoso, por estrechos caminos de tierra y gravilla, con algunos giros bruscos como los trazados de los crosses. Los Km 38 y 39 salen en 4’39’’ y 4’35’’. Me pasan los globos de las 3 horas y otros 3 o 4 corredores. Sale el Km 40 en 4’49’’.

Los globos de las 3 horas me pasan como un expreso

En la foto de la izquierda Giuseppe De Marino (dorsal 58: 2:58:08), Emanuelle Rosi (dorsal 354: 2:58:24), Ermanno Quagliotto (dorsal 352: 2:59:00), Cristian Mazzarotto (dorsal 486: 2:59:09) y con uno de los globos Nicolla Zuccarello (dorsal 16: 2:59:27).

A punto de sobrepasarnos Stjepko Jancijev (dorsal 713: 2:59:56)

Me coge Paolo Tosseti (dorsal 694: 3:01:11) y aminora, entonces lo sobrepaso. Así estaremos durante un Km aproximadamente en una sucesión de relevos involuntarios. Sale ese Km en 4’41’’.
En esta foto podéis observar lo revirado del trazado del parque.

Salimos del parque y volvemos al asfalto en el Km 41.
Encarando el último Km

Sabedor de la cercanía de la meta y que el sub 3 aún es posible, saco fuerzas de flaqueza en una interminable recta. Llevo un par de minutos deseando que el corredor que me precede, que me lleva unos 50 m girara a la izquierda y no acababa de llegar el momento. Lo dicho, una recta interminable.

A 500 m están mis chicas animándome y hasta Ana se echa a correr acompañándome unos metros. Hago ese Km 42 en 4’29’’. Por fin llega el ansiado giro!!!! 

Una expontánea!!!!
3 h 00’22”
200 metros y entro en meta, no sin antes perder otro puesto, con 22’’ sobre las 3 horas (tiempo neto).
¡Por fin se acabó el correr!

Feliz de luchar y llegar a la meta.

Pocos segundos después entra la sueca y nos damos un abrazo y me da la enhorabuena y la gracias porque durante muchos km le serví de referencia. ¡Qué grande es el maratón!¡Cuánta emotividad acumulas en su disputa! La guinda antes de recibir la medalla es que me dan una tarjeta con el nº 53 y me dicen que tengo una bolsa con regalos por entrar entre los 70 primeros.

Por entonces ya llegaron mis hijas y mi mujer. Me felicitan porque de nuevo gané al maratón. Iba para 2 h 55’’ y el afán de superación hizo que no me fuera a 3h 05’. Esto es el maratón.
Próxima parada: Coruña 42