Seleccionar página

Hola a tod@s,

Recién llegado al Carma (de la mano del Presi Pancho) y no puedo más que dar las gracias a todos por la calurosa bienvenida que me habéis dispensando a pesar de que no me conocéis en persona. Se nota que sois una gran familia y que sepáis que es un honor abrir la “delegación” compostelana del club 🙂

Dicho esto, Pancho me ha invitado a hacer una pequeña crónica de mi viaje a Nueva York con motivo de correr su Maratón. Un sueño que llega 3 años después de haber empezado a correr. Habéis leído bien, muy poco tiempo..pero bastantes kilómetros encima. Ya os contaré los motivos de ese cambio de vida a quien le interese en la Carmacomida de Navidad..

La llegada a los EE.UU sin complicaciones..o con pocas. 2 horas nos tuvieron haciendo cola en el control de aduana y una compañera de expedición cogió mi maleta por error, menos mal que íbamos al mismo hotel..

Todo empezó cuando en Marzo me comunican que me había tocado un dorsal en el sorteo (que hay que pagar igualmente). Primera vez que participo y..pam, la suerte del novato jeje. Decidí finalmente organizarme el viaje con la empresa catalana Sportravel ya que me facilitaba mucho el tema traslados y la verdad, al viajar solo por vez primera a NY pues se iba a hacer más llevadero..

El Jueves me dediqué a conocer un poco el Distrito de los teatros. Nuestro hotel estaba muy bien ubicado en la 8ª Avenida con la 44 y teníamos Times Square a tiro de piedra.

Una hamburguesa y una cervecita (tenía que probarla..) y a dormir. Al día siguiente (Viernes 4) la agencia tenía programado un pequeño rodaje para quien quisiese por Central Park y allá me fui. Unos 6, 7 km. a ritmo muy tranquilo, pero que al final resulto un entreno abrupto que creo trajo consecuencias que comentaré. Corriendo hasta el parque, muchos semáforos, cambios de ritmo, paradas, apenas estiré etc..Aún así divertido, precioso el parque y familiarizándome con la Meta jeje..

Luego la feria del corredor en Jacob Javits Convention Center. Apabullante como organizan tantos miles de dorsales y la propia feria descomunal, abrumadora. 3´de reloj tardé en recoger mi dorsal y la bolsa de corredor (llegamos a buena hora): Me fui sin comprar nada porque la cola para pagar era kilométrica pero estuve, bien a gusto, un par de horas pululando.

En la foto se me ve con el dorsal y en el brazo podéis leer el lema #Fainoti, una pequeña campaña que organizamos desde la Fundación Galicia Sustentable y que podéis conocer aquí:

Se queres estar no Maratón de Nova Iorque #Fainoti 

Por la tarde me dediqué a patear la ciudad, con el ánimo de dejar el Sábado y día previo a la carrera liberado y descansar. Pero quizá pateé de más.. Me junté con César, un tío cántabro muy majo y nos fuimos hasta Brooklyn, cruzamos el puente, Zona 0 etc..Quizá 10, 12 km.. caminando, too much maybe..

El Sábado me apunté a una excursión llamada “Contrastes” que en apenas 4 horas nos fue llevando por Manhattan, Harlem, Bronx, Queens, Brooklyn para dejarnos en las inmediaciones de ChinaTown de vuelta en Manhattan.  En esta edición del Maratón se conmemoran las 40 ediciones recorriendo los 5 distritos precisamente. El nombre de la excursión es sencillamente perfecto. En pocos km´s uno queda impactado de los contrastes entre los destintos “Burroughs”..increíble..

Bronx

Bronx

Harlem
Acabamos la excursión y me junté con el amigo de Cantabria y un chaval de Valladolid que había viajado con su madre. Nos fuimos a Little Italy y nos fuimos apropiando de carbohidratos jeje..
Little Italy
A todo esto decir que ya el día anterior y esa tarde sentí molestias bastante fuertes en mi pierna izda. Dado que me ciclo de maratón fue muy plácido las atribuí al abrupto rodaje de la mañana..pero estaba ciertamente preocupado..
A la noche cerca del hotel nos pedimos unas pizzas y a dormir. Antes me había comprado enfrente también del hotel un yogur con cereales (que probé el día anterior) y un plátano que, junto a fruta confitada y un par de barritas de Isostar que colé en la maleta conformarían mi desayuno maratoniano.
Llegó el día. A las 5 en pie (el bus nos salía a las 6.15). Habré dormido 3 h. y media..tenso y preocupado por mi pierna..
Tras unos 3/4 de hora llegamos a las inmediaciones del Puente de Verrazano en donde lo que hay montado es una especie de campamento de refugiados para alojar a cerca de 60.000 almas. Increíble la logística y serios los controles de seguridad. Helicópteros por todos lados..En la entrada nos encontramos con Josef Afjram que viaja también con Sportravel, aunque él pernoctó en otro de los hoteles que ofertaba la agencia. Tío majete la verdad.
La temperatura es ideal. Tenemos suerte. Estaba advertido y había llevado a Nueva York mucha ropa de abrigo, pero a las 6 de la mañana hay 12 grados y decido sólo llevar una chaquetilla vieja y un buff (que no llego a usar) para dejar allí. Llegamos sobre las 7 y mi salida está programada para las 9:50. Voy sin móvil porque no quiero estar pendiente de hacer fotos, quiero disfrutar cada segundo. Allí orino un par de veces y tomo café y una barrita de las mías. No me entra más y no quiero salir empachado. Sensaciones con la pierna muy malas..casi cojeo, y no exagero..La noche anterior estuve en contacto con mi fisio y hago todos los estiramientos que puedo. Él sospecha que es una contractura a causa de los nervios..la verdad es que todo el viaje es fulgurante..
Entro en mi corral. Wave 1 Corral C. Falta una hora. Nervioso no..lo siguiente. Tanto helicóptero y medios te hacen percibir que medio planeta está pendiente de este evento. Himno americano y respetuoso silencio. Nervioso, preocupado pero sobre todo.. emocionado. Estoy allí y no me lo creo.
Dan la salida. Malas sensaciones cruzando Verrazano. Me duele la pierna a cada paso y veo el fantasma de no poder hacer el Maratón, ni disfruto las vistas..Después de unos 15/20 min. entramos en Brooklyn. Piel de gallina el ambiente que nos encontramos. Se me van las molestias al momento y pillo velocidad crucero. 4:40, 4:35..voy ligero, más de la cuenta porque me advirtieron tanto Pancho como Fernando Abreu que la segunda parte es criminal. Pero el ambiente arrastra. Es apabullante..
Media maratón 1h 40..Sigo sin sentir molestias y a velocidad crucero. La Primera Avenida la hago volando y me encuentro al Pacer de 3:15..No es lo previsto pero me hago casi toda la avenida al lado..Subimos al Bronx y empiezo a sentir fatiga. El asfalto es irregular y los 5 puentes van pasando factura. Es mi cuarto maratón pero el recorrido el más duro de largo..Avituallamientos a decenas, bestial..
Vuelta a Manhattan y acercándonos a Central Park. Desde el Km. 23 siento una pequeña molestia en la planta del pie que en los últimos km´s se convierte en ampolla..El ritmo decrece pero.. ¡qué cerca estamos! En Central Park hay directamente una fiesta, increíble..difícil de describir. Todo el maratón está plagado de gente (menos en el barrio ultraorodoxo judío, se ve que esto de correr no les va..allí íbamos solos..) pero lo de los últimos km´s no tiene nombre..indescriptible..
Mezcla de sentimientos y sensaciones. Me vuelve a doler la pierna (¡aguantó!) y la ampolla tiene vida propia..Bajo ostensiblemente el ritmo..No es un maratón para hacer marca pero voy a hacer un tiempo digno para mi nivel. Entro en meta con lágrimas en los ojos.
 Lo hice joder..y más de una semana después aún me cuesta creerlo. Mi tiempo 3:24:18. a 6´ de mi mejor marca, pero eso era lo de menos.
Una experiencia inolvidable, ojalá los que no lo habéis corrido tengáis la oportunidad de hacerlo. Os dejo un vídeo resumen de mi aventura americana de 5 días. Un saludo 🙂