Seleccionar página
Este domingo, una pequeña representación del CARMA participó en el Cross de San Miguel de Oia, que se celebró en el Parque Forestal de San Miguel de Oia, en las afueras de Vigo.

Desde ya mas de tres décadas se viene organizando este evento y, siendo sincero, ésta experiencia organizativa bien se notó durante toda la mañana.
Y tocaron varios debuts. Primero, tanto Roberto como servidor (Michael) debutaron en un Cross. Segundo, Lisa debutó como CAR Marisqueira en la carrera de pitufas (aunque sin la equipación al no disponer de una “negra” en XXXS).
Y, por último, hasta debutó Rubén… ya que la carrera de hoy ha sido la primera carrera en Galicia desde la Segunda Guerra mundial, en la que no participó activamente.

En cuanto a la carrera absoluta, los participantes sufrieron de lo lindo durante los 6km. Gracias a dios, no llovió mucho en los últimos días por lo que se podría correr incluso con las zapatillas de asfalto, aunque se veían incluso algunos compañeros con clavos puestos.

Finalmente me salió una media de 4:45 min el km, que no es ninguna maravilla… pero podría ser peor.
Roberto, que se le veía muy cómodo durante la carrera, realizó una media de aprox. 4:30 min/km.

Una vez finalizada la carrera absoluta llega el gran momento, las carreras de los pitufos (por separado).
Lisa, despues de recibir hasta en la propia línea de salida las últimas instrucciones de su entrenador personal, supo leer bien la carrera y no se lanzó desde principio, guardando así fuerzas para llegar a meta sin grandes dificultadas y así recibir su medalla de honor. Nada mas llegar a casa ya preguntó si mañana podía volver a correr…. así que… objetivo conseguido.

Lisa, instantes antes de su carrera con su amigo Derek.

Desde este lugar nos gustaría agradecer al SD Atletismo San Miguel de Oia todo el trabajo y esfuerzo realizado porr ofrecernos esa agradable mañana. Esperamos poder estar en la próxima edición y desde aquí animaremos a todos probar la experiencia de participar en un cross, y si puede ser en el Parque Forestal de San Miguel de Oia, mejor todavía.

Texto y Foto: Michael