Seleccionar página

Por Pancho

¡Buenas tardes mundo! ¡Allá voy con la crónica del mundial máster de media maratón!

Feliz de conseguir el reto. Hace 4 meses tuve que tomar la decisión de parar en seco. Las molestias en la espalda iban camino de convertirse en un serio problema. Fue duro pero lo más sensato. Así que no sabía si el 16 de septiembre podría correr el mundial.

Tras un mes totalmente parado y otro con rodajes muy suaves vinieron dos meses de preparación. El primero fue durísimo y el segundo ya mejorando semana a semana. Y lo mejor, sin molestias. Aún así era consciente de cómo llegaba y me puse un objetivo realista: 1h 28′. No estaba dispuesto a salir inconsciente y estar muerto a los pocos Km. Al final 1h 33’03” y super contento. Las circunstancias de carrera también cuentan y correr con un 94% de humedad y ya con 22ºC a las 9 de la mañana es realmente duro.

 

No os voy a aburrir con una explicación exhaustiva de los Km. Solo comentaros que fui perdiendo fuelle paulatinamente. Básicamente hice el primer tercio a 4’10”/Km, el segundo sobre 4’20”/Km y el tercero sobre 4’30”. Y donde se ve lo complicado que fue competir el domingo es en que aún así me pasaron pocos atletas y el número de abandonos fue considerable.

Me vino de perlas Marimi García González que cuando me rebasó me conseguí unir a su ritmo y luego en el último tercio de carrera cuando ella flaqueó fue un acicate echarle una mano. ¡Carrerón de Marimi!

Gracias y enhorabuena, Marimi

Puesto 303 de 816 atletas y 49 de la categoría M50 de 102.

En fin, una experiencia extraordinaria y un tirón de orejas a la organización con el tema avituallamientos. Con esas condiciones atmosféricas hubiera sido conveniente más puestos de agua.

Menos mal que llegué hidratado previamente

Agradecer a mis compañeros de aventura, las nécoras Jose Antonio Rodríguez Álvarezy David Boleas Ramón y a mi apreciadísimo amigo Quique Estevez este fin de semana compartido entre risas. Un placer chavales.

Concentración severa antes de la competición

Una especial mención para mi admirado míster Carlos Adán Arias, siempre empujándome. A mis compis del C.A.R. Marisqueiro por su apoyo y a mi familia por su comprensión.

… y ya sabéis: ¡Persiguiendo sueños!